6.4.11

CELEBRACIONES 1ª parte


Hoy quiero aprovechar que es principios de abril para hablar del festival que ocurre todas las primaveras en Japón y es llamado Hamani.

De esta manera quiero rendir mi pequeño homenaje al pueblo japonés, después del terrible tsunami que sufrieron hace un mes aproximadamente.

La festividad de Hamani (ver flores) es una tradición sin mayor propósito que observar la belleza del periodo en el que brotan las primeras flores el árbol más representativo de Tokio: el cerezo
Los japoneses acuden en masa a parques y jardines a contemplar los cerezos en flor. Es una festividad que ocurre en todo Japón, de sur a norte acorde a los distintos climas existentes en diversas regiones. Concretamente ocurre durante la época de mayor esplendor para la naturaleza: la primavera, es decir, desde marzo hasta principios de abril. Los japoneses disfrutan de esta temporada reuniéndose, habitualmente realizando un picnic, con sus familias y amigos  con la empresa (es habitual ver a empleados de empresas guardando sitios debajo de los cerezos con días de antelación) Todos con la misma finalidad de compartir alimentos y sake bajo la sombra de estos hermoso árboles.

La asistencia es de 2 millones de personas y la entrada es totalmente gratuita. Los cerezos no sólo se admiran por el día  sino también por la noche y son llamados yozakura (cerezos de noche)
Este festival es de tradición milenaria, aunque antiguamente solo podían asistir las altas clases sociales, que acudían a parques de cerezos para hallar la inspiración literaria. Además años atrás, el cerezo se consideraba un árbol sagrado, porque allí residían los dioses. De ahí las historias que emanan de las distintas ramas del arte japonés: la literatura, la pintura, los bailes…


















El Sakura (florecimiento) representa el paso del tiempo en la cultura japonesa, de forma que sus flores son la encarnación del renacer de la vida, del resurgir de los retoños…Asimismo, durante el resto del año, los cerezos permanecen solamente forrados de hojas y, en invierno, el cuerpo de estos árboles queda completamente desnudo.

Por tanto no es extraño que sea una época de admiración de la esencia de la vida.
El famoso arquitecto japonés Toyò Itò, cuenta como recordaba este hecho de su infancia catalogándolo como la forma más bella y sencilla de hacer arquitectura, a través de los grandes manteles a la sombra de los cerezos.

Algunos de los lugares más acogedores de Tokio para festejar este encuentro son el parque de Ueno, el parque de Kamonvama, y el Maruyama.

¡¡Espero que este año puedan disfrutar de este esplendor!!!



*Que os ha parecido???
*Conocíais este festejo??


6 comentarios:

  1. No tenia idea de esta celebración, las imagenes son preciosas,

    ResponderEliminar
  2. Soy fan de la cultura japonesa..Me ha encantado tu post. Saludos.

    nitecasesniteembarques.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Hola encanto, ya era seguidora de tu blog y te habia escrito antes de que me invitaras jejeje un besito

    UNA CENICIENTA MODERNA

    ResponderEliminar
  4. Precioso post ,no conocia esta celebración.
    Gracias por tu comentario cielo.
    Besitos.
    Oti.
    Te sigo ya.

    ResponderEliminar
  5. no conocía la celebración, me ha encantado el post!!!

    xoxo

    ResponderEliminar
  6. No conocía el festejo... Las fotos son preciosas!!!!
    besooooooooo =)

    ResponderEliminar

COMENTARIOS